Un fracaso de Semarnat, la protección a vaquita marina
Featured

29 Julio 2018

La política equivocada de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en la protección de la vaquita marina tiene como respuesta un nuevo embargo de Estados Unidos contra la pesca en el Golfo de Baja California, embargo que pagamos todos y cuyos impactos aún son difíciles de calcular.

Así lo consideró el ingeniero José Carmelo Zavala Álvarez, director del Centro de Innovación Ambiental (CIGA), quien, no obstante, recordó que ya décadas atrás han existido por parte de la industria atunera estadounidense fuertes intereses económicos encubiertos de ambientales y este nuevo embargo podría tenerlos también.

“El embargo responde de manera enérgica contra la pesca en general y su impacto incidental en la fauna de acompañamiento, como la vaquita, pero no lo hizo con la misma contundencia contra la pesca ilegal de, por ejemplo, la totoaba, porque los buches de totoaba hacia China pasaron por Estados Unidos”, remarcó.

Nos trae a la memoria, añadió, el embargo atunero de los ochenta, porque muchos años después de destruida la industria atunera de Ensenada, fueron evidentes y reconocidos los intereses económicos disfrazados de ambientales; la industria atunera americana sigue patrocinando a grupos “ambientales” internacionales en defensa de su mercado interno.

En cuanto al embargo, precisó que el pasado jueves, tras una demanda presentada por grupos conservacionistas, la Corte Internacional de Comercio de Estados Unidos ordenó al gobierno federal prohibir las importaciones de pescados y mariscos de México que son capturados con redes agalleras en las que muere atrapada la vaquita marina.

Agregó que, según notas periodísticas, la prohibición de importación incluye todos los pescados y productos del mar derivados de la pesca comercial de México que utilizan redes agalleras dentro del rango de distribución de la vaquita marina en el Alto Golfo de California, lo cual incluye camarón, corvina, sierra, entre otras de la región.

Recordó que según el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA), a mediados de 2017 quedaban menos de 30, de allí la importancia de hacer efectiva la prohibición del uso de redes agalleras que se tienden en el agua de forma indiscriminada, capturando especies, incluida la vaquita, que muere por asfixia.

“La Semarnat sin una política de desarrollo sostenible fracasó, no tuvo la credibilidad para construir un liderazgo; se enfocó sólo en la pesca ilegal de totoaba, la cual además patrocinó con la reintroducción y liberación de crías en el mismo ecosistema compartido con la vaquita, promoviendo indirectamente la pesca que declara combatir”, enfatizó.

  • Social network:

Más noticias de Tijuana

Somos un equipo de profesionales de los medios, Nuestro objetivo es informar de manera objetiva, veraz y oportuna a nuestros lectores. Aqui encontrarás las noticias de la región mas sobresalientes. El sentido crítico y riguroso de nuestros colaboradores es un compromiso que mantenemos con nuestra profesión